Peripecias

Una roussoniana recomienda en Twitter que ante el atentado islamista de Barcelona leamos Las cruzadas vistas por los árabes. Y un cruzado le responde que a ver si puede parar la furgoneta de un terrorista tirándole el libro de Amin Maalouf.

¡Ni un solo tuit, ni un retuit, en setenta y dos horas! Daba asco Clic para tuitear

A ella la califico de «roussoniana» porque me atrevo a decir que padece ese neocolonialismo empático de los apologistas occidentales del buen salvaje. Aunque sea un salvaje barbudo y circuncidado cargado con una mochila-bomba.

«Porque el Brexit no es de hoy» es el lema de mi último libro, Brexit con puñetas (Ingleses por España en tiempos de Maricastaña). El antepasado más obvio del divorcio actual entre la isla y el continente es el cisma anglicano de Enrique VIII, formalizado en 1534. Pero trece siglos antes, en el siglo III, la provincia romana de Britania, conquistada bajo Claudio en el 44, vivió separada de su entidad supranacional. Los britanos ya conjugaban el verbo To BrexitBrexitus, brexita, brexitum

Legionarios aventureros y mafiosos impulsaron los Brexitus Clic para tuitear

Estas líneas van de uno de los mayores best-seller de la Historia: la Biblia. Y de su autor, que tuvo, como cualquier superventas poco escrupuloso, sus correspondientes negros: los evangelistas. Por muy descreído que uno sea, cualquier catálogo mitológico, y eso incluye los Testamentos, es una fuente inexcusable de inspiración artística.

Vale que Cervantes sea Dios, pero feminista no me parece. Clic para tuitear