¿Por qué viajamos? «Hombre, menuda pregunta», me dirás. Y con más razón que un santo. A ver, razones hay de sobra, pero tengo una muy buena: para contarlo a la vuelta. No solo porque hayamos sobrevivido, que también, sino para dejar testimonio. O dicho de otro modo, para tirarnos el rollo, ¿no? Para que los demás lo aguanten porque bien que se lo hemos aguantado a ellos cuando han vuelto de darse un garbeo por el mundo adelante. Si encima tienes un blog, pues vas y se lo cuentas al mundo entero (o eso te crees tú).

«¡Que me entierren en Málaga!», exclamó Hans Christian Andersen. Clic para tuitear

Todo esto viene a cuento de que yo había hecho una introducción cortita y WordPress me corrige y me manda llegar a las trescientas palabras para tener un buen SEO. En fin, que lo que yo quiero es anunciarte que hoy te traigo a un gran contador de historias o, para ser rigurosos, a todo un cuentista.

El papá de la Sirenita estuvo en España en 1862

Te hablo del biógrafo del emperador que se paseó desnudo; del cisne que fue un polluelo feo; de la sirenita que perdió las escamas por amor; del soldadito… ¡Bueno, que te voy a contar que no sepas de Hans Christian Andersen!, el portero boreal que nos abría de pequeños el pasaje que llevaba al mundo de los sueños.

En otra entrada de este blog, ya te conté que Andersen conoció a los soldados españoles que, en las guerras napoleónicas, ayudaron a los franceses a bloquear el Mar del Norte. Pues bien, el cuentista nos devolvió muchos años más tarde la visita. Hans Christian viajó por España en 1862. Sepamos qué les contó a sus compatriotas al regresar a Dinamarca a través de una de mis colaboraciones en EL VIAJERO ACCIDENTAL, un programa con un montón de oyentes y seguidores en RADIO VIAJERA. Y, sin más demora, érase una vez…

Si quieres saber más sobre viajeros por España en los tiempos de Maricastaña, te recomiendo mi penúltimo ensayo, Brexit con puñetas. Quienes lo han leído juran que te reconoces en los pecados y virtudes de nuestros architatarabuelos y que, además, te reirás con ellos. Así que aquí te dejo el enlace.

 

Comparte este artículo en: