El 23 de octubre de 2013, la librera coruñesa Carmen Molist, querida y respetada entre los lectores de la ciudad, expresó esta opinión en su blog Los libros de Molist sobre mi novela picaresca El viento de mis velas (Peripecias de un empedernido bebedor de café). En aquel momento, era fácil encontrar los ejemplares en papel en las librerías gallegas. Hoy está a disposición de los interesados en Amazon.

Este es el lema de Carmen: «Es un buen libro aquel que se abre con expectación y se cierra con provecho». Parece que, al dedicarle las líneas que siguen, mi novela le fue de provecho. Primero recoge una información publicada en El Ideal Gallego el 12 de diciembre de 2012 y luego expresa su opinión.

«Interesante, ameno, bonito, fiel a la historia y muy bien escrito» Clic para tuitear

«El Ideal Gallego», 12/12/2012. Pie de foto: El presidente de la Cocina, Alberto Martí, el escritor José Juan Picos y el editor José Luis Saavedra/Fot. Pedro Puig.

»La Cocina Económica acogía ayer la presentación de la novela El viento de mis velas. Cada lector destinará un euro con su ejemplar a la institución.

Por ella pasan todos los días unas 750 personas a comer o a pedir comida. Son 150 más que hace un mes y medio. Sin embargo, son cada vez más los voluntarios que se acercan al local. Llevan una caja de comestibles o un cheque en mano. Van dispuestos a recortar un poco más los niveles de pobreza. En este sentido, el volumen invita a la solidaridad

»El viento de mis velas retoma el género de la picaresca para situar al lector en la ciudad en 1768. Las lluvias torrenciales provocaron la pérdida de cosechas y no había pan que llevarse a la boca.

Escaparate de la Librería Molist (La Coruña) con «El viento de mis velas».

Cuando el protagonista, Yago Valtrueno, peinaba todos los días la calle del Orzán también había hambre y especuladores. Por eso, el autor José Juan Picos cree que no está tan lejano de lo que ocurre en la actualidad. Contaba el autor que ya por entonces hubo especulación. Los especuladores eran los señores de los pazos que guardaban el trigo y lo vendían a precio de oro.

OPINIÓN: Es el tipo de libro que todo coruñés (y demás población) debería leer. En mi humilde opinión, todos deberíamos conocer un poco más sobre la historia de La Coruña y las condiciones de vida de las que disfrutaba su población.

Interesante, ameno, bonito, fiel a la historia y muy bien escrito

»Dado que se trata de una especie de novela picaresca, el lenguaje que el escritor utiliza resulta muy ameno y fácil de entender. Sí es cierto que a veces se debe contar con un diccionario, pero me parece más que lógico que así sea.

Desde luego los personajes están muy bien conseguidos. Y, en cuanto a la historia, a mí me queda claro que el escritor ha hecho buen uso del Archivo de La Coruña. También me ha gustado mucho es que en todo el texto no se notan influencias periodísticas a la hora de elaborar el texto.

»Para mí ha sido un libro muy logrado: interesante, ameno, bonito, fiel a la historia y muy bien escrito. Espero poder leer algo parecido pronto.

Carmen Molist. Librera».

Comparte este artículo en: