Podcasts

En 1802, Lord y Lady Holland acordaron que la delicada salud de su hijo Charles, de seis años, merecía un clima más soleado que el inglés. Dicho y hecho: el 7 de noviembre de aquel año entraron en España por La Junquera. En los veinticuatro meses siguientes recorrieron la costa mediterránea hasta Cádiz. Luego subieron por Sevilla y Córdoba a Madrid y, de allí, a Valladolid y Burgos.

Elizabeth Vasall Fox era hija de un acaudalado plantador jamaicano y fue una mujer de armas tomar, desenvuelta, mundana y culta. Uno de sus muchos amantes fue su segundo esposo, el político liberal Henry Vasall Fox, Lord Holland.

Los nobles españoles de tiempos de Carlos III tiraban el palacio por la ventana a la hora de la merienda. Y eso escandalizaba a los viajeros europeos. En Europa estaban a punto de aparecer los primeros restaurantes tal y como hoy los conocemos hoy. La culpa era de las guillotinas: los cocineros de la aristocracia se habían quedado sin trabajo, así que de algo tendrían que vivir. Pero, en la España del siglo XVIII, lo que triunfaban eran las meriendas como Dios mandaba, meriendas-cena-parranda.