José Juan Picos

Profile page

About Jose Juan

  • Email: jjpicos5@gmail.com
  • Nice Name: jose-juan
  • Website: http://www.jjpicos.es
  • Registered On :2017-07-03 15:42:21
  • Logged in as: Jose Juan

Jose Juan Messages

Una roussoniana recomienda en Twitter que ante el atentado islamista de Barcelona leamos Las cruzadas vistas por los árabes. Y un cruzado le responde que a ver si puede parar la furgoneta de un terrorista tirándole el libro de Amin Maalouf.

A ella la califico de «roussoniana» porque me atrevo a decir que padece ese neocolonialismo humanitario que conduce a la apología urbanita del buen salvaje, aunque sea un barbudo circundidado cargado con una mochila-bomba. A él  lo tildo de «cruzado» porque quizá piense, aunque no lo tuitee, que «el único salvaje bueno es el salvaje muerto». Y califico el atentado de «islamista» porque Islam significa «sumisión» y la Yihad es su látigo.

Tras la reseña de En un maldito lugar de la Mancha que el novelista Jandro Feito me regaló la semana pasada, me he topado con otra que es anterior a la creación de esta web. Por tanto, podríamos considerarla inédita por mi parte, aunque no por la de su autora. Ella es la bloguera literaria Thelma García. Desde su blog El escritorio del búho repasa el panorama de nuevos autores. Su lema sobre la lectura es realmente hermoso: No leas para dormir, lee para soñar. Pues esto es lo que dice Thelma de las aventuras y vida secreta de Quijano, Panza y Cervantes, agentes de La Espada de Dios…

«Hoy les traigo mi comentario de esta novela, que fue comenzarla y no soltarla hasta el final, porque me atrapó desde el primer momento.

Publico este artículo porque me había comprometido. Pero la verdad es que ya me da fatiguita esta serpiente de verano sobre el turismo, que ahora vuelven a llamar «de masas» en los medios. Deduzco, entonces, que a la discriminación entre el viajero y el turista se suma otra categoría: el turista «masivo». Me lo imagino como un señor de Glasgow con barriga cervecera y michelines de haggisblack pudding que anda de vacaciones por la Barceloneta y el Barrio Gótico. O sea, el Gordo Cabrón de Austin Powers.

Cervantes me dio una gran alegría hace un par de años: la inspiración para una novela de fantasía histórica, En un maldito lugar de la Mancha. Primero la autopubliqué; luego Scribere Editores se hizo cargo de la edición; más tarde hubo un intento fallido de mecenazgo, y ahora he vuelto a editarla por mi cuenta en Amazon.

Pues resulta que otro novelista me ha dado una nueva alegría a costa de ella. Jandro Feito, autor de la novela negra La caricia del verdugo, ha leído la mía y se ha tomado su tiempo para hacerle una reseña de esas que te empujan a seguir aporreando las teclas.

Le agradezco muchísimo su crítica porque llega en un momento oportuno y porque sé que él, como yo mismo, aquilata su tiempo para escribir sus propias obras o para quebrarse la cabeza en busca de inspiraciones. De hecho acaba de autoeditar en papel su novela, que ya estuvo entre los eBooks de Planeta; la podéis conseguir en su página de Facebook. Así que valoro muchísimo las molestias que se ha tomado. Mi forma de agradecerle su generosidad es dedicarle espacio a su reseña en mi web de autor, que es donde merece estar. Muchas gracias, colega, ¡salud y éxito!

Y lo que sigue son las opiniones de Jandro Feito sobre la vida secreta de Quijano y Cervantes, agentes de La Espada de Dios, una novela que pretende ser un homenaje de lo más fantástico a las fantasías de Don Quijote…

Estupefacto. Así me hallo con la xenofobia que se ha puesto de moda de este verano. Porque a mí que me perdonen, pero el odio al turista es odio al extranjero. Y eso, aquí y en Pernambuco, es xenofobia.

No sé si esto viene del verano pasado. Sí es así, yo no me enteré. Estaba muy liado pariendo guiones diarios en la televisión pública de una tierra que quiere turistas: Extremadura. Tiene con qué acogerlos y los necesita. Y con mucha razón. No estamos en condiciones de ponernos tiquismiquis con los aportes al PIB. Y menos en un país con tantas horas de sol y tanta riqueza de paisaje y paisanaje.

¿La fobia al turista no es también xenofobia?

Comanchería es al cine presente lo que el cerdo a la gastronomía. El gorrino tiene sabrosos hasta los andares y la película de David Mackenzie tiene bonito hasta el título en español, que no es hazaña menuda. La acabo de ver y aún no he podido cerrar la boca. Ya se ve que no padezco la fiebre de los estrenos.

Su guión es pura fibra. Ni grasa ni anabolizantes. Eso sí, entre el músculo firme y crudo, el director escocés entrevera vetas de humor que saben a risa, no a sonrisa. Llega un momento en que los dos rangers coprotagonistas se lanzan pullas como si fueran Abott y Costello, y sin que la credibilidad de la película se resienta una pizca. ¿Que son chistes de mal gusto, incluso racistas? Bueno, será deformación profesional: he trabajado en tantos equipos de televisión y he visto volar tantas hachas y tantos cuchillos verbales que igual tengo el umbral del humor muy alto. O muy bajo…

Bueno, la verdad es que Mayonesa sí fue canción del verano allá por el cambio de milenio. Y el año pasado casi lo vuelve a conseguir. Una compañía de telefonía móvil le metió semejante gusano auditivo en la cabeza a un pobre ejecutivo.  ¡Vaya condena! Bueno, siendo ejecutivo, algo habría hecho…

Pero yo he venido a hablar de la mayonesa original, que en un tiempo fue estrella informativa estival. Por la salmonelosis. Hasta que la huevina llegó al rescate, se mantuvo siempre en el Top 10 de la lista de accidentes veraniegos.

¿Qué sería de los nacionalismos sin sus banderas gastronómicas?

Dicho esto, vamos al asunto. Si los nacionalismos nacen en algún lugar entre el diafragma y las rodillas, bien se puede entender que el estómago tenga parte muy importante en ellos. Veamos: ensaladilla rusa, tortilla francesa, pabellón criollo, arroz a la cubana

¿Qué ingredientes son indispensables para una buena ensalada mental? (es lo mismo que una empanada, pero más fácil de digerir). Primero, una fundación, hospital o universidad de no se sabe bien dónde. Segundo, un informe muy sesudo que nadie conoce de primera mano, pero algo han dicho en Facebook. Y, para remate, una autoría camuflada tras un departamento docente o un equipo de «expertos». Tales «evidencias» nos bastan para jurar que todo lo que sabíamos sobre nuestra salud estaba equivocado o, ¡peor aún!, demodé… Pues, con esos ingredientes, a la Operación Bikini le ha salido competencia.

No hace ni dos meses que llegaron estos polluelos. Allá por el 18 de mayo eran dos tiernas bolitas de peluche, eso sí, con sus narizotas de payasetes y sus zapatones membranosos. Cómo si a estos cisnes en miniatura les hiciera falta ser todavía más graciosos para caernos aun mejor….

© José Juan Picos

Hace solamente dos meses, pero hay que ver cómo han crecido los condenaos

«Porque el Brexit no es de hoy» es la idea que anima mi último libro, Brexit con puñetas (Ingleses por España en tiempos de Maricastaña). Quizá el antepasado más obvio del divorcio actual entre la isla y el continente sea el cisma anglicano de Enrique VIII, formalizado en 1534. Pero trece siglos antes, en la segunda mitad del III, la provincia de Britania, conquistada bajo Claudio en el año 44, ya vivió separada de su entidad supranacional, el Imperio Romano. O sea, que los británicos ya conjugaban el verbo To BrexitBrexitus, brexita, brexitum, dicho sea muy macarrónicamente. Y sin referéndum ni nada, por las bravas. Ocurrió así…