diciembre 2020

En su cuento Las campanas, de 1844, Charles Dickens habla así del Año Nuevo:

«Se aguardaba el Año Nuevo como si del príncipe heredero del mundo se tratase, con bienvenidas, presentes y celebraciones. Había también libros y juguetes para el Año Nuevo, brillantes baratijas para el Año Nuevo, vestidos para el Año Nuevo, buenos deseos y propósitos para el Año Nuevo, nuevas invenciones para pasarlo de forma amena […] El Año Nuevo, el Año Nuevo. ¡En todas partes el Año Nuevo! El Año Viejo ya se consideraba muerto, y sus efectos se vendían baratos, como en la cubierta de un barco los de un marinero ahogado. Sus hábitos eran ya los del año pasado y estaban destinados al sacrificio antes incluso de exhalar el último estertor. ¡Sus tesoros eran pura bazofia en comparación con las riquezas de su sucesor, aún por nacer!».

¡Ahora caigo! es el título de un concurso de preguntas y respuestas que Antena 3 emite de lunes a viernes a las seis de la tarde. Se llama así porque, si no caes en cuál es la respuesta correcta, se abre el suelo a tus pies y te caes por un agujero.

Ayer viernes se enfrentaban dos jóvenes, Sara y Nhoa. Ambas son maestras infantiles y Nhoa estudia para ser profesora de educación primaria. La sección del concurso en la que competían cuando yo me paré a verlo se titula «¡Adivina!». Por turnos, el presentador, Arturo Valls, ofrece hasta diez pistas sobre un tema, concepto o personaje. Los errores no eliminan a los concursantes, sino que corre la vez. Quien dé con la respuesta correcta se queda; el otro se va al hoyo.